El sistema Social

EL SISTEMA SOCIAL

Capitulo 1

Talcott Parsons Sistema SocialEl marco de referencia de la acción y la teoría general de los sistemas de acción: cultura, personalidad y el puesto de los sistemas sociales

La interacción de los actores individuales tiene lugar en condiciones tales que es posible considerar ese proceso de interacción como un sistema.

El marco de referencia de la acción se ocupa de la orientación de uno o más actores hacia una situación, que comprende a otros actores. El esquema es un esquema relacional: analiza la estructura y procesos de los sistemas constituidas por las relaciones de esas unidades con sus situaciones.

 

Un sistema social consiste en una pluralidad de actores individuales que interactúan entre si en una situación que tienen, al menos, un aspecto físico o de medio ambiente, actores motivados por una tendencia a obtener un optimo de gratificación, y cuyas relaciones con sus situaciones –incluyendo a los demás actores- están mediadas y definidas por un sistema de símbolos culturalmente estructurados y compartidos.

Es el núcleo de los sistemas de acción porque el sistema social es el lugar donde aprenden las pautas culturales, donde el individuo se vincula con la sociedad.

 

Así, el sistema social es solo un aspecto de los tres, de la estructuración de un sistema total concreto de la acción social. Los otros dos aspectos son: los sistemas de personalidad de los actores individuales y el sistema cultural .

 

Cada uno de estos tres sistemas tiene que ser considerado como un foco independiente de organización de los elementos del sistema de la acción, en el sentido de que ninguno de ellos es teóricamente reducible a los términos de ninguno de los otros dos. Cada uno es indispensable para los otros dos, en el sentido de que sin personalidades y sin cultura no existiría ningún sistema social, lo mismo se dice de los otros. SON INTERDEPENDIENTES E INTERPERNETRABLES, pero no reductibles el uno con el otro. El marco de referencia de la acción es común a los tres sistemas.

La situación consiste en objetos de orientación. La orientación de un actor se diversifica frente a los diferentes objetos. Hay tres clases de objetos:

-         Sociales: son los otros actores sociales tomados como objeto de orientación (alter),  o el actor que se toma a si mismo como punto de referencia (ego), o una colectividad. ( tres formas de orientarse)

-         Físicos: son entidades empíricas que ni interactúan con el ego, ni responden al ego; son medios y condiciones de la acción del ego. 

-         Culturales: son elementos simbólicos expresivos o pautas de valor, en la medida que sean considerados por el ego como objetos de la situación y no se encuentren internalizados como elementos constitutivos de la estructura de la personalidad del ego.

La acción es un proceso en el sistema actor-situación que tiene significación motivacional para el actor individual. Esto quiere decir que la orientación de los procesos de la acción se relaciona con el logro de gratificaciones o evitación de privaciones del actor. Solo en la medida que la relación con la situación sea motivacionalmente relevante será considerada como acción. La organización de la motivación no puede ser analizada como necesidades orgánicas del organismo, en términos de respuestas a estímulos que se reciben. La organización de los elementos de la acción es sobre todo una función de la relación del actor con su situación y la historia de la relación, en el sentido de la experiencia.

La acción no consiste en respuestas ah hoc a estímulos de la situación, sino el actor desarrolla un sistema de expectativas en relación con los diferentes objetos de la situación.

Las expectativas pueden encontrarse estructuradas solo en relación con las propias disposiciones de necesidad del ego y con las posibilidades de gratificación o de privación. En el caso de los objetos sociales se añade otra dimensión: parte de la expectativa del ego consiste en la reacción probable del alter. Por eso el actor organiza sus expectativas tomando en cuenta la posible reacción del Alter. Anticipa su reacción y esto afecta las decisiones que va a tomar el ego. Los elementos de la situación toman significados especiales para el ego como signos o símbolos que se hacen relevantes para la organización de sus expectativas: los objetos de carácter cultural median la anticipación de la conducta del alter y le sirven al ego para organizar sus expectativas (símbolos culturales son de carácter compartido).

El sistema de la acción (en general): las disposiciones de necesidad (orientación) del actor individual tiene dos aspectos:

  • aspecto gratificacional u orientación catética : contenido del intercambio con el mundo de los objetos; lo que obtiene el actor en su interacción con él y lo que le cuesta. Es la relación del ego con su objeto para el equilibrio de su personalidad entre gratificación – privación
  • aspecto orientacional: cómo de su relación con el mundo de los objetos, las pautas o modos en que se organizan estas relaciones.

Clasificación de las orientaciones:

 

  • catéticas:  la relación del ego con su objeto para el equilibrio de su personalidad entre gratificación – privación.
  • cognitiva: definición de los aspectos relevantes de la situación para los intereses del actor. Es el aspecto cognitivo de la orientación, el mapa cognitivo.
  • Evaluativo: selección ordenada entre las diferentes clases de objetos para que le sirvan para lograr el fin.

 

Estos son tres aspectos del mismo Acto Unidad. Además de estos aspectos, una expectativa tiene un aspecto temporal en la orientación hacia el desarrollo futuro del sistema actor-situación :

  • anticipación: estadio futuro del sistema actor-situación. El actor solo tiene un interés pasivo.
  • Meta: estado futuro que  el actor intenta activamente alcanzar  .

Las motivaciones se presentan organizadas en el nivel de la personalidad.

Pero sin signos, el aspecto orientacional de la acción no tendría ningún significado, incluyendo las concepciones de “selección” y de “alternativa” de esa selección. En el nivel humano (personalidad) se da el paso desde la orientación de signo hacia la verdadera simbolización. Esta es la condición necesaria para que aparezca la cultura.

La verdadera simbolización tampoco puede surgir sin la interacción de los actores. El actor individual solo puede adquirir sistemas simbólicos mediante la interacción con los objetos sociales. Esto se relaciona con la “doble dependencia”.

En la interacción social, las posibles reacciones del alter pueden varias,  y la selección dentro de esas posibilidades depende de las acciones del ego. Para que el proceso de interacción se estructure, el significado del signo debe ser estable mediante un orden amplio de condiciones, que comprende las alternativas dependiente no solo de la acción del ego, sino también de la del alter y las posibles permutaciones y combinaciones de la relación entre ellas. Hay sistemas simbólicos estables en donde la significación del signo no depende de la situación en particular.

SISTEMA CULTURAL

A este sistema de símbolos compartidos que funciona en la interacción es lo que llamamos tradición cultural.

Existe una relación entre este aspecto y la orientación normativa de la acción.  Un sistema simbólico es un elemento de orden impuesto: las expectativas están orientadas por el orden compartido de significados simbólicos. 

La motivación consiste en la orientación hacia la mejora del equilibrio entre gratificación-privación. La acción también tiene componentes cognitivos  y evaluativos (motivación incluye los tres aspectos, no solo catético). La orientación de valor no se refiere al significado del estado de las cosas esperado para el equilibrio gratificación-privación, sino al contenido de los criterios selectivos mismos. En la medida de que los valores son culturales son de hecho compartidos. A la orientación de valor le conciernen los criterios por lo que evalúa la validez de los enjuiciamientos cognitivos.

El aspecto normativo de la orientación también tiene importancia. Existe siempre una cuestión sobre lo correcto y apropiado de la orientación, por lo que se refiere a la elección del objeto y la actitud hacia el objeto. Ello implica criterios por los que se pueden hacer las selecciones entre las posibilidades de significación catetica.

El aspecto evaluativo de la orientación motivacional también tiene su contrapartida de la orientación de valor.

HAY UN FOCO IMPORTANTISIMO DE CRITERIOS EVALUATIVOS QUE NI SON COGNITIVOS NI SON APRECIATIVOS, sino que implican una síntesis de ambos aspectos. Son criterios morales: criterios en base a los cuales son evaluadoas las mismas evaluaciones más particulares.

Aunque existe un paralelo directo entre la clasificación de las causas de orientación de valor y las clasificaron de las orientaciones motivacionales, ambos aspectos son independientes lógicamente. Esta variabilidad independiente es el fundamento lógico de la significación independiente de la teoría del sistema social frente a la de la personalidad, de una parte, y a la de la cultura , de otra.

La cultura es:

  • transmitida, constituye una herencia o tradición. Esta propiedad sirve para distinguir la cultura del sistema social. La cultura puede ser difundida desde un sistema social a otro. En relación al sistema social, la cultura es una “pauta” que se puede abstraer analíticamente y empíricamente del sistema socila.
  • Aprendida: se la incorpora en los sistemas de acción de los actores individuales.
  • compartida, es un producto de la interacción social y a la vez determinante de estos sistemas.

Lo que distingue al sistema social del de la personalidad no es la relevancia de la interacción. La interacción es tan constitutiva de la personalidad como del sistema social. La base de la diferencia se basa más bien en el foco funcional de la organización y la integración.

La personalidad es el sistema relacional de un organismo vivo que interactúa con una situación, su foco integrativo es la unidad organismo-personalidad como entidad empírica. El sistema de relaciones sociales en que un actor se encuentra constituye la personalidad misma. La relación de personalidad con una estructura de rol uniforme es de interdependencia e interpenetración, pero no de inclusión, las propiedades mismas del sistema de personalidad no están constituidas por los roles.

Pretendemos ver como inciden el sistema de la personalidad y la cultura en los sistemas sociales.

La norma es la concepción de un sistema social auto-subsistente.

El sistema de categorías estructurales es el esquema conceptual que proporciona es el ámbito para el análisis dinámico. a esta obra le concierne primariamente la categorización de la estructura de los sistemas sociales, los modos de diferenciación estructural entre los sistemas.

Si tenemos un sistema de categorías suficientemente generalizado para la descripción y comparación sistemáticas de la estructura de los sistemas, tenemos el ámbito dentro del cual podemos movilizar al máximo nuestro conocimiento dinámico de los procesos motivacionales.

PERSONALIDAD

SIST. SOCIAL

CULTURA

Sistema de la Personalidad: es el componentesubjetivo en toda acción, es el actorindividual con sus orientaciones de acción (catéticas, cognitivas y evaluativos). En el sistema de la personalidad se desarrollan las orientaciones motivacionales (dirigidas hacia un fin, nacen de la voluntad del actor), que me permiten obtener gratificación y evitar privación. Cada sistema tiene una estructura, el sistema de la personalidad tienen una estructura motivacional, es decir, un conjunto de orientaciones de acción.  Mis motivos están ordenados de una determinada manera por el sistema social.

 

El sistema social nos da la orientación de valor, que selecciona y actualiza determinadas orientaciones de acción. Es el conjunto de normas que están vigentes y ordenan nuestro comportamiento, sobre todo nuestro comportamiento recíproco. Esto nos permite adecuarnos al contexto normativo de la situación. La orientación de valor relaciona el orden normativo con las disposiciones de necesidad de la personalidad; y pueden ser cognitivas, apreciativas y morales.

Está compuesto de interacciones o de relaciones sociales o de instituciones sociales (relaciones sociales estabilizadas y reglamentadas). Si descomponemos a una institución hasta llegar a la parte más elemental nos encontramos con que una institución es un conjunto de roles, que se sostienen en expectativas recíprocas. Pero los sistemas sociales no están compuestos de personas, de individuos. Las personas están “afuera” del sistema social, porque se encuentran en el sistema de la personalidad, mientras que en los sistemas sociales hay roles (y no personas). Lo que importa estudiar en los sistemas sociales son las formas de las interacciones de la relación. Hay una lógica, una reglamentación en el sistema social “clase de sociología” que es diferente a la lógica del sistema social “cena en familia”, o “trabajo en oficina”, etc. Cada uno de estos es un sistema social completamente reglamentado que se sostiene en un sistema de reglas, de normas, de roles, de expectativas mutuas.

 

conjunto de ideas, creencias, símbolos compartidos, por la tradición cultural. Es el conjunto de pautas culturales significativas que ordenan la práctica y la experiencia. Es un sistema ordenado y articulado de símbolos, de pautas culturales significativas, que da sentido a las reglas que cumplimos y a las orientaciones de acción que cada uno posee. El sistema cultural valida nuestras expectativas mutuas, y nos permite comprender lo que estamos haciendo, sostiene nuestra subjetividad y el orden normativo. El sistema cultural nos da la orientación normativa dada por la tradición cultural (que significa que la acción está siempre sujeta a normas y criterios selectivos, internalizados en el actor), que es el criterio para la selección de alternativas de orientación. El sistema cultural nos permite dar soluciones satisfactorias a problemas, mientras que el sistema de personalidad, con su orientación motivacional, nos permite analizar los problemas en los que el actor tiene interés.

Parsons diferencia la norma de los valores. Los valores son las pautas normativas que definen, en términos universales, las pautas de orientación deseada para el sistema como un todo; mientras que las normas son legitimadas y controladas por los valores institucionalizados en la sociedad.

En los sistemas culturales, no hay ningún elemento que pertenezca al orden de lo empírico ni de lo concreto, hay cosas abstractas. En el sistema cultural hay ideas, representaciones, símbolos.

Está compuesto por un conjunto articulado y ordenado de símbolos, son los patrones culturales. Estos patrones culturales responden a las distintas orientaciones subjetivas de las personas. Hay distintos tipos de patrones culturales: los cognitivos (que proceden del aprendizaje de los individuos y nos permiten saber e interpretar el mundo); los expresivos (el lenguaje que permite la expresión y la comunicación); y los evaluativos (las normas y valores que nos permiten juzgar el comportamiento de las personas según dos criterios: lo bueno y lo malo).

 

 

Capitulo 2

Sistema Social

Parsons agrega más elementos analíticos a la definición del sistema social: modo de organización de la acción de muchos actores de manera que persiste o se dan procesos de cambio ordenado de las pautas de la interacción de los actores.

Sistemas sociales, unidades:

-         Acto: es una unidad del sistema social en la medida que es parte de un proceso de interacción entre su autor y otros actores.

-         Status-Rol: para un análisis macroscópico de los sistemas sociales es conveniente utilizar esta unidad de orden más alto. Un sistema social es un sistema de procesos de interacción entre actores. El sistema es una trama de tales relaciones entre los actores. Por eso , la participación de un actor en la relación interactiva es, para muchos fines, la unidad más significativa del sistema social. – status: es el aspecto posicional de la  participación: donde se encuentra localizado el actor dentro del sistema de relaciones.

- Rol: es el aspecto procesual: lo que el actor hacer en sus relaciones con otros.

      La distinción entre status y rol se relaciona con dos perspectivas de la interacción: cada actor es un objeto de orientación para otros actores (y para si mismo). En la medida que esta significación de objeto deriva de su posición en el sistema de relación social, es una significación de status. A su vez, cada actor se orienta hacia otros actores. Al hacerlo está actuando (no sirviendo como objeto) , esto es el rol.

El status y el rol no son atributos del actor, sino unidades del sistema social.

 

-         Actor: el actor mismo es una unidad del sistema social, y es de orden más alto que el status-rol. Es un conjunto compuesto de status y roles. No es lo mismo que personalidad (que si misma forma un sistema). Esta distinción procede de la irreductibilidad mutua entre personalidad y los sistemas sociales.

 

Son tres unidades diferentes de los sistemas sociales en relación con el actor individual, que van desde la más elemental a las más compleja.

 

-         Colectividad: es una unidad más compleja en la que los actores individuales relevantes se abstraen de sus otros status roles y son considerados conjuntamente.

 

 

Prerrequisitos funcionales (sistema social capitulo 2)

Para los sistemas sociales, en donde se desarrollan las relaciones integrativas, constituyan un orden persistente o desarrollen un proceso ordenado de cambio, tienen que darse ciertos prerrequisitos funcionales.

La integración de los sistemas de acción se estructura en torno a tres focos integrativos:

-         actor individual

-         sistema interactivo

-         sistema de pautas culturales.

Cada uno de estos focos implica los otros, y por eso, la variabilidad  de cualquiera de ellos está limitada por su compatibilidad con las condiciones mínimas de funcionamiento de cualquiera de los otros dos.

Primer Prerrequisito (actor individual): El sistema social respecto de los actores tiene que satisfacer las condiciones mínimas de apoyo y seguridad afectiva, como también cuestiones mínimas de desarrollo, nutrición, etc.  El sistema social debe estimular la participación de los actores, también los debe motivar para que cumplan los roles para el desarrollo y la persistencia del sistema: Problema Motivacional del orden. Lo principal de este prerrequisito radica en asegurar una participación adecuada de una proporción suficiente de actores en el sistema social, motivada adecuadamente para las realizaciones necesarias para que el sistema social se desarrolle.  Por eso, la necesidad de satisfacer las necesidades mínimas de los actores es un prerrequisito absoluto.

 

Segundo Prerrequisito: asegurar condiciones mínimas para que la gente pueda interactuar (alter – ego). El sistema tiene que organizar las vinculaciones de los actores individuales para que coincidan con los roles, esta función la cumple a través de la socialización y mecanismos de control. Esta socialización es una operación organizada, no espontánea, debe estar a cargo del sistema.    Socialización = Disiplinamiento.

Como existen una variedad de actos que son lesivos en cuento interfieren con la realización de los roles de uno o más actores, por ej. el interés privado puede ser enormemente lesivo aun cuando el contenido de esos intereses es éticamente aprobado. Por eso el sistema social debe  reducir al mínimo la conducta potencialmente lesiva y la motivación para realizarla. Es lo que se llama  problema motivacional del orden.

Hay dos características biológicas fundamentales para el problema de la motivación adecuada para el cumplimiento de la expectativa de rol:

-         plasticidad: capacidad de aprender las pautas de conducta.

-         Sensitividad: accesibilidad del individuo a la influencia de las actitudes del otro en la interacción. Las actitudes del otro son cruciales al motivar la aceptación de pautas de orientación de valor.

Tercer Prerrequisito: El sistema social debe producir, mantener y desarrollar a través

tiempo pautas culturales de carácter general y particular.

También tiene que integrar adecuadamente, nadie puede quedar afuera.

*    También tiene que articular las pautas culturales con la cultura del actor individual y con la propia interrelación, sin esta no hay cultura, y viceversa.

*    Tiene que posibilitar el lenguaje expresivo.

*    Tiene que posibilitar que cada acto adquiera la experiencia mínima para el desarrollo de roles.

*    Tiene que posibilitar que la gente pueda disponer de su propia escala de valores: Simbolismo Valorativo. (Acá Parsons reformula la idea de cultura, esta no es solo situacional, sino que es constitutiva den la personalidad, esta sé internaliza).

Existen condiciones sociales mínimas indispensables para la producción, mantenimiento y desarrollo de los sistemas culturales. El sistema social no es posible sin lenguaje ni sin algunas otras pautas mínimas de cultura.

La cultura llega ser constitutiva de las personalidades a través de la internalización. (así internalizan las pautas culturales y constituyen los roles –unidades del sistema social- la cultura así no es solo situacional sino que es constitutiva de la personalidad, porque se internaliza). Si esto no sucede no es posible que surja un nivel humano de la personalidad y, en consecuencia, que se desarrolle el sistema social.

Además, son necesarios recursos y organizaciones culturales adecuados para el mantenimiento del sistema social. Esto presupone al lenguaje, pero también a símbolos expresivos, orientación de valor, etc.

-         1er requisito: Problema motivacional: para que la personalidad esté integrada, y en su búsqueda de gratificaciones no reciban sanciones.

-         2do requisito: Roles: se deben relacionar con las motivaciones de los actores. Mediante sociabilizacion, internalizacion de valores, mecanismos de control.

-         3er requisito: Pautas culturales: se relaciona con los dos requisitos funcionales ya que ordenan los roles y las motivaciones.

 

Integración Institucional de los Elementos de la Acción

El sistema de acción concreto es una estructura integrada de elementos de la acción en relación con la situación. Los elementos motivacionales o simbólicos conjuntados en una cierta clase de sistema ordenado. 

Rasgos estratégicos de la estructura de la acción ordenada:

-         normativamente orientada:

 

¿ Como es posible lograr esto? ¿lograr la estabilidad de una interacción  social?

 

Las expectativas en combinación con la “doble dependencia” ( múltiples expectativas entre alter y ego) de los procesos de interacción, crea el problema imperativo del orden. El problema del orden tiene dos aspectos: orden en los sistemas simbólicos que permite la comunicación y orden en la mutualidad de la orientación motivacional hacia el aspecto normativo de las expectativas.

 

Este problema del orden, y de la integración de los sistemas estables de la interacción social, se centra en la integración de la motivación de los actores con los criterios normativos culturales que integran el sistema de la acción.

Estos criterios normativos son pautas de orientación de valor, y como tales son una parte de la tradición cultural del sistema social.

La estabilidad de la relación depende de que los actos de valoración particulares por ambas partes estén orientados por criterios comunes. Solo sobre la base de estos criterios es posible en orden en los contextos motivacionales y e la comunicación.

En la medida que estos criterios normativos sobre los cuales estén interactuando el ego y el alter sean compartidos y claros, la acción del ego estimulará reacciones favorables por parte del alter, y desfavorables , desviándose de ellos. La condición básica para que pueda estabilizarse un sistema de interacción es que los intereses de los actores tiendan a la conformidad con un sistema compartido de criterios de orientación de valor.

La pauta de valor se encuentra siempre institucionalizada en un contexto de interacción. Por eso, existe un doble  aspecto del sistema de expectativas:

-         expectativas de rol: son las expectativas que se refieren y en parte establecen los criterios de la conducta del actor (ego).

-         Expectativas “sanciones”: se refieren a las reacciones contingentemente probable de los otros (alter). Pueden ser positivas o negativas, según el ego las sienta como promotoras de gratificación o privación.

La relación entre las expectativas de rol y sanciones es reciproca. Lo que son sanciones para el ego son expectativas de rol y para el alter son sanciones , y viceversa.

La institucionalización de las expectativas de rol afectan a las pautas de orientación de valor compartidas y a las que determina la orientación motivacional.

La antitesis de la completa institucionalización es la ANOMIA.

Una institución es un complejo de integraciones de rol institucionalizadas que tiene significación estructural en el sistema social en cuestión.

Una colectividad es un sistema de roles específicos concretamente interactivos.

 

Los criterios de valor que definen las expectativas de rol institucionalizadas asumen una significación moral.Se convierten hasta cierto punto en una obligación. El compartir esas pautas de valores comunes crea una solidaridad entre ellos, creando una colectividad entre los actores.

 

Solo en virtud de la internalización de valores institucionalizados tiene lugar una autentica integración motivacional de la conducta en el sistema social. Solo cuando esto ha tenido lugar en un alto grado, se encuentra altamente integrado un sistema, y los intereses de la colectividad y los privados se aproximan a la coincidencia. La coincidencia exacta es un caso limite, un tipo ideal.

Esta integración de una serie de pautas de valores comunes con la estructura de la disposición de necesidades internalizadas de las personalidades constituyentes es el fenómeno central de la dinámica de los sistemas sociales. La estabilidad de cualquier sistema social depende de esa integración.

Por el 12-09-2009 Categoria: Sociologia sistematica

Comparte este artículo...

Deja un comentario

0 comentarios